jueves, 25 de noviembre de 2010

RADIOESTESIA - PENDULO



EVOLUCION DE LA RADIOESTESIA:


Cuenta con 4200 años de existencia, y se la conocía en la dinastía china Yû. En la Edad Media fue juzgada como prima hermana de la brujería. El abate Vallemont, en "Física Oculta" publicada en 1693, la libra de la brujería y el engaño.

En el siglo XVI. G.E.Lohneysz, experto en prospección, en su libro "Relato sobre la Industria Minera " resalta algunos hechos naturales, íntimamente ligados a la radiestesia.

En el reinado de Luis XIII, dos nobles Martina de Berteaux y Juan de Chastelet descubren más de ciento cincuenta minas, con la ayuda de extrañas varillas, la diplomacia letal de Recheliu, e intrigas palaciegas los envía a prisión, donde mueren, dejaron varios escritos, solo un título se rescata "La Restitución de Platón" Nicolás de Grenoble da a conocer sus experiencias personales respecto a la prospección de manantiales, con la ayuda de la varilla.

Thouvenel en 1781, médico, escribe "Memoria Física y Médica" París. El italiano Anfosi , físico escribe "De la Rabdomancia a la Electrometría Animal ", Milán 1796 En 1799 GEBOIN , catedrático de la Universidad de Estrasburgo , entrega a la Academia de Ciencias de Paría el segundo informe documentado sobre péndulos y varillas.

Hasta 1812, durmieron los escritos. Donde surge un triunvirato de tres sabios Chevreul, Boussignault y Babinet, y logran que el progreso de una ciencia se estanque.

Entre 1834 y l843, el abate Parmenelle rastrea los más insólitos rincones de Francia para buscar agua, de 199 napas, solo fallan 12. Le sigue el abate Richard, y el abate Carrié, este último da a conocer su "Hidroscopía y Metaloscopia" ó Arte de Descubrir las Aguas Subterráneas y los Yacimientos Metalíferos por medio del Electromagnetismo.

En 1909, se celebra un Congreso de Rabdomancia con sede en París. La primera guerra mundial, cajonea los trabajos. El padre Bouly inventa el vocablo RADIESTESIA, en 1933 Congreso en Aviñon. En 1934, se constituye la Asociación Internacional de Médicos Radiestesistas y la Sección de Radiestesia Médica, dependiente de la Academia de París.

La gran revolución la inicia el abate Mermet, realiza las bases de una disciplina coherente, ordenada, racional y desprovista de misterio. En 1937 fallece.

Lutero calificó de diabólica a este arte milenario, quedando demostrado con tantas investigaciones, que la Radiestesia, no es una cualidad especial, se la puede emplear como técnica, por lo tanto, aprendiendo se la puede utilizar. RADIOESTESIA: uso del péndulo como método adivinatorio, de comunicación, de búsqueda y de sanción.

Historia de la radiestesia Se tienen referencias de la radiestesia desde las culturas mas lejanas como en la construcción de pirámides en Egipto, algunos pasajes de la Biblia (por ejemplo cuando Moisés hizo brotar agua golpeando con su vara la roca en el desierto), el péndulo de Phytia que nos describe Homero en la Odisea, o el libro sobre el arte de la geomancia escrito por el emperador chino Kuang Yu sobre el año 2200 AC.

Durante la Edad Media un técnico de minas alemán escribió un manuscrito en el que describía el empleo de las varillas para la localización de minerales y pozos subterráneos. En el siglo XVIII Meissen, otro minero alemán, contribuyo a dar un gran auge a esta ciencia y gano para los zahoríes el crédito y el respeto de la comunidad. Según pasaba el tiempo, la radiestesia quedo enfocada a las zonas rurales y los pueblos excepto en Francia donde se usaba para la arqueología. Ya a principios de nuestro siglo se comenzó a estudiar la radiestesia desde el punto de vista científico. Hoy en día no es raro encontrar radiestesistas en compañías petroleras, como parapsicólogos ayudando en la investigación policíaca o trabajando para proyectos arqueológicos.

El poder del péndulo, el dominio de su manejo para medir nuestras energías y campos de fuerza interiores y exteriores, es una moderna ramificación del antiguo arte de la adivinación o búsqueda de corrientes de agua subterránea y venas metalíferas con una varita. Es, con mucho, el más sensible y exacto de todos los instrumentos que se utilizan con este fin, pudiendo usarse tan­to en el laboratorio como en el campo, en el hogar o en el trabajo.

A principios de este siglo, el abate Bouly, sacerdote de la plá­cida aldea francesa de Haderlot, acuñó el término radiestesia para describir el uso del péndulo. El nombre es una combinación de la palabra latina radius, en su acepción de «radiación», y la pala­bra griega aisthesis, que significa «sensibilidad». No debe confun­dirse con el término que designa la «búsqueda de agua o minera­les mediante una varilla adivinatoria o péndulo», pues estrictamente hablando, la radiestesia abarca tanto la detección como la medi­ción del espectro completo de radiaciones, sea mineral, vegetal, animal o humano.En dibujos realizados en cuevas en Sudáfrica hace unos 16.000 años A.C., se representan individuos con una varilla en sus manos. Igualmente en inscripciones en piedra en Tassilo situada en el Sahara del Norte. De igual antigüedad son unos jeroglíficos al noreste de Africa, en la localidad de Kaplan.
En los documentos de épocas antiguas como la de la construcción de las Pirámides de Egipto y también en los libros sagrados como en La Biblia, se mencionan hechos acerca de estos fenómenos.
Por ejemplo, el pasaje bíblico cuando Moisés, usando una vara hizo brotar agua de la ladera de un monte para calmar la sed de su pueblo.
En el 2200 A.C. el Emperador Kuang Yu, creó la profesión de geomante, y escribió un libro acerca de este arte.
Homero en La Odisea, Canto 24, habla de Rhabdos. El Oráculo de Delphos habla del Péndulo de Phytia.
En épocas más recientes como por ejemplo a principios del siglo XX, Alexis Mermet escribe acerca del péndulo y la varilla radiestésicos.
En 1940, otro investigador llamado Víctor Mertens escribe su libro, Radiestesia y Telerradiestesia.
En 1943, Antoine Luzi escribe en París, Radiestesia Moderna.
José M. Pilón, escribe en Madrid, 1975, Radiestesia Psíquica.
Alexis Carrel, Premio Nobel, también escribió sobre radiestesia.

Todos ellos dieron definiciones de lo que es radiestesia.
Nos quedamos aquí con la definición que da Jean Charloteaux, en Bruselas, y en su libro Tratado de Radiestesia Física, editado en 1940. Dice así:

"Radiestesia es el estudio de los fenómenos de los campos de fuerza de origen eléctrico, magnético y gravífico de la naturaleza, que al influenciar el organismo humano, provocan ciertos reflejos neuromusculares que pueden ser amplificados mediante instrumentos como el péndulo o la varilla".

Después de la Primera Guerra Mundial, la radiestesia experimentó un notable crecimiento, convirtiéndose en un movimiento con todas las de la ley. Bouly, así como otro abate francés, Mermet, organizó una serie de congresos y conferencias para difundir el conocimiento científico de los múltiples usos del péndulo, en particular en el campo de la medicina. Mermet llegó a ser conocido en vida como el «Rey de los estudiosos del péndulo», no sola­mente en Francia, sino también en todo el continente europeo.

Acudían a consultarle hombres y mujeres de todo el mundo: de Francia, una viuda paupérrima cuyo hijo se había extraviado; de Suiza, el jefe de ingenieros de una famosa empresa mundial; de Suramérica, un misionero, y hasta el Vaticano expresó su sin­cero interés en la obra de Mermet, solicitando su asistencia para resolver ciertos problemas arqueológicos que confundían a sus ex­pertos. Por su devoción y labor infatigable, la Sociedad Nacional Francesa para el Fomento del Bienestar Público le concedió un premio.En 1922, un pionero norteamericano, el doctor Albert Abrams, publicó un libro sobre los poderes del péndulo, que en verdad inauguró su empleo en la detección y el tratamiento de las enfer­medades: la ciencia de la radiestesia médica. En 1943, el doctor Eric Perkins, asistente de investigación de Abrams, pronunció una conferencia ante la «British Society of Dowsers» describiendo los primeros hallazgos de Abrams en el campo de las radiaciones psi­cológicas, que abrió los ojos a las posibilidades de aplicación mé­dica del péndulo.

Entre las seis y las siete de la tarde, un hombre de mediana edad y de aspecto saludable acudió a consultar a Abrams sobre una llaga que tenía en el labio inferior. La había notado hacía más de dos meses y estaba creciendo y haciéndose dolorosa. Cual­quier médico hubiera reconocido la naturaleza de la úlcera de un vistazo: era una forma muy corriente de cáncer, llamado general­mente epitelioma. Abrams pidió al paciente que se desvistiera pa­ra hacerle un reconocimiento completo. El corazón y los pulmo­nes parecían bastante normales. ¿Y los órganos abdominales?

Abrams se sentó en una silla enfrente del paciente, quien esta­ba de pie, y comenzó a examinarle golpeando ligeramente -o percutiendo- su pared abdominal. Aunque supongo que todos ustedes habrán visto hacer esto a los médicos, será mejor que lo explique. Supongamos que una zona del pulmón se ha vuelto tem­poralmente sólida, llena de alguna secreción espesa y viscosa, co­mo ocurre en la neumonía: al golpear ligeramente sobre dicha zo­na, se escucha un sonido sordo y apagado en lugar del sonido normal, resonante, del pulmón lleno de aire. Supongamos que hay un tumor sólido creciendo dentro de la cavidad abdominal: al gol­pear o percutir la zona, escucharemos un sonido sordo y apagado, mientras que lo normal sería una nota hueca, como de tambor, pues el abdomen es una cavidad llena de aire.

Ahora bien, cuando Abrams percutió la zona situada exacta­mente por encima del ombligo del paciente, la nota emitida fue completamente sorda, tanto que sugería un crecimiento canceroso detrás de esa parte del cuerpo. Los pacientes de cáncer suelen pa­decer lo que se llama ramificaciones secundarias. Abrams pidió al paciente que se echara sobre una camilla para explorarle más, palpando y definiendo con las puntas de los dedos el perímetro de cualquier posible ramificación cancerosa.

Sorprendentemente, Abrams no palpó esta vez ninguna anor­malidad. Sin darse por satisfecho, ordenó al paciente que se le­vantara y volviera a pararse en el lugar donde había estado antes. Sentándose enfrente, Abrams volvió a percutir la zona abdominal, que volvió a resonar sordamente, sugiriendo la presencia de un tumor sólido.

En estos momentos el sol se ponía en el horizonte, encuadrado por la ventana situada precisamente frente al paciente -la luz estaba casi detrás suyo-. Abrams observó que ésta le molestaba y, cambiando su silla de lugar, dijo: «dese media vuelta a la dere­cha para que el resplandor no le dé en los ojos». El paciente se dio vuelta hacia el norte, dejando de mirar en dirección oeste, y Abrams volvió a percutir su cuerpo. Y he aquí que el sonido hasta entonces sordo había sido reemplazado por una nota tan resonante y clara como la de un tambor. «Que alguien eche esa persiana», dijo Abrams, y luego, al paciente: «vuelva a mirar ha­cia el oeste». Otra vez el sonido percutido fue sordo y apagado. Una y otra vez le pidió que girara en dirección norte para explo­rarle, para volverse a continuación hacia el oeste. Cada vez que miraba hacia el oeste, la nota percutida sonaba apagada. Al mirar en dirección sur o norte, la nota era invariablemente resonante.

A partir de esta sorprendente experiencia, Abrams comenzó a darse cuenta de que el cuerpo humano es realmente una especie de estación emisora de mensajes -radiaciones de alta frecuencia­ desde cada célula, tejido y órgano. Aprendió que el péndulo podía captar o sintonizar con estas radiaciones y determinar si la vibra­ción indicaba salud o enfermedad. A pesar de que, como suele ocurrir con los pioneros, la mayoría de sus colegas se burlaron de sus hallazgos, continuó su labor de detección de enfermedades, diagnóstico y tratamiento, captando con un péndulo las energías negativas.

En Francia, se descubrieron nuevos poderes del péndulo. André Bovis aplicó sus facultades adivinatorias para detectar la fres­cura y calidad de los alimentos. Además, sus investigaciones sobre radiaciones le condujeron a apoyar sin reservas la teoría de Abrams sobre la radiación corporal de energías positivas y negativas. Ba­sándose en sus continuados experimentos con el péndulo, Bovis expresó la teoría de que en la Tierra hay unas corrientes magnéti­cas positivas que se dirigen en dirección norte a sur, y unas corientes magnéticas negativas que corren del este al oeste. Aparen­temente, ello se relaciona de algún modo con los descubrimientos de Abrams con el paciente que se daba la vuelta en distintas direcciones mientras lo exploraba. Bovis mantuvo la existencia de unas corrientes sutiles que afectaban todas las estructuras sobre la su­perficie de la tierra. Cualquier cuerpo situado en un eje norte-sur se polarizaría en mayor o menor medida. Su investigación demos­tró que los cuerpos humanos resultaban curiosamente afectados por estas líneas magnéticas de fuerza. Concluyó que las energías positivas y negativas penetraban por una pierna y abandonaban el cuerpo por la mano opuesta. Simultáneamente, los rayos cósmi­cos procedentes del espacio exterior penetraban en el cuerpo por la cabeza y lo abandonaban por la otra mano y pie. También descubrió que estas corrientes vibratorias emanaban de los ojos abiertos de cada ser humano.

Bovis inventó un péndulo especialmente sensible con el cual medir estos rayos misteriosos. Estaba hecho de cristal con un pun­to de metal fijo suspendido de un hilo doble de seda color rojo y violeta. El investigador de Niza llamaba a este instrumento pa­radiamagnétique, debido a su sensibilidad a las sustancias repeli­das o atraídas por un imán. Con él podía determinar la calidad de los alimentos por sus radiaciones vibratorias. Bovis aplicó prag­máticamente sus conocimientos en su profesión de catador de vi­nos y quesos, utilizando el péndulo para estos menesteres y reser­vando sus papilas gustativas para los más exquisitos quesos y vinos.

Bovis, Abrams y Bouly no fueron los únicos profetas del pén­dulo en la primera mitad del siglo veinte. París, la ciudad del amor, el arte y el refinamiento, fue y es la Meca, la ciudad santa, donde se reunían miles de radiestesistas procedentes de todos los rincones del globo. Al final de una callecita pintoresca y tranqui­la, resguardada de los turistas y parisinos hay una antigua tienda llamada la Maison de Radiesthesie. Alfred Lambert y su encanta­dora esposa llevan esta tienda desde hace más de cinco décadas, llenando sus estantes de todos los libros, panfletos y folletos que aparecen sobre el tema. Muchas de las mejores obras fueron escri­tas por distinguidos médicos franceses. De hecho, como nos reve­ló una de nuestras fuentes, más de 2.500 médicos franceses lo utilizan diariamente en sus prácticas médicas.La tienda alberga también una increíble colección de péndulos de todas las formas, materiales y tamaños imaginables. En unos cajones, sobre paños de terciopelo, descansan algunos de los pén­dulos más caros y útiles del mundo. Algunos están hechos de mar­fil de colmillos de elefantes africanos; otros, del más lujoso jade, exportado ilegalmente de China Comunista. Tal vez el mejor cliente de Lambert sea el señor Bourcart, uno de los más grandes expo­nentes de los múltiples poderes del péndulo.

Bourcart obtiene resultados extraordinariamente exactos, a con­dición de que utilice el péndulo adecuado. ¡Tiene una colección de más de 1.000! Están hechos de los materiales más variados y cada uno ha demostrado experimentalmente ofrecer los mejores resultados. Los materiales abarcan objetos tan poco corrientes co­mo un monóculo, una nuez brasileña, cuentas de vidrio de diver­sos colores y muchos otros.

Aunque el término acuñado por el abate Bouly para referirse al empleo del péndulo, «radiestesia», se ha convertido en el más popular en el campo, algunos investigadores no lo consideran co­rrecto. S. W. Tromp, que escribió el libro Psychical Physics en 1949 y ha llevado a cabo muchos experimentos, concluye que es muy poco probable la existencia de «radiaciones» biológicas, sal­vo las infrarrojas. Sugiere que se reemplace el término radiestesia por el de «campos eléctricos», «campos magnéticos» o «campos electro-magnéticos». Recomienda también la palabra más neutra paliomancia, que significa «adivinación por el péndulo». Otros autores, como Christopher Hills y el matemático americano Isido­re Friedman, sugieren un nombre más estructural: «física radia­cional». Ya que estos otros términos parecen ser más exactos y científicos, acaso se utilicen más ampliamente en el futuro. No obstante, actualmente radiestesia sigue siendo la palabra más conocida y popular, empleada tanto por los profanos como por los científicos.Bruce Copen, un inglés dedicado al negocio de fabricación y comercialización de péndulos desde 1947, ha hecho unas declaraciones impresionantes. Cree firmemente que aproximadamente el noventa por ciento de la población mundial podría emplear el pén­dulo para detectar radiaciones. De ese noventa por ciento, aproxi­madamente la mitad podrían convertirse en investigadores científi­cos. Para llegar a ser un experto en el uso del péndulo, se requiere una fina intuición y cierta sensibilidad natural. Según Copen, la radiestesia o la física de radiaciones, como prefiera llamarse, puede impulsar la investigación en muchos cam­pos científicos. Actualmente, por ejemplo, sería útil para las pros­pecciones de los geólogos; para los granjeros, en las labores agrí­colas; para los horticultores, en el cruce de cultivos. Concluye que algunas de las aplicaciones más valiosas son la investigación de diagnósticos y tratamientos médicos. La práctica ha demostrado que el péndulo ahorra tiempo, energía y dinero en cualquier tra­bajo al que se aplica. Es más: como afirma Copen: «¡En buenas manos, es exacto al cien por cien!»

Hasta la fecha, probablemente el científico más distinguido que se ha ocupado de los principios y prácticas del péndulo ha sido el Premio Nobel Dr. Alexis Carrel. Hace más de cuarenta y cinco años, mientras trabajaba bajo los auspicios del renombrado Insti­tuto Rockefeller de Nueva York, el Dr. Carrel advirtió la impor­tancia vital de la radiestesia para cambiar el mundo. Opinó con claridad como científico: «El médico debe detectar en todos los pacientes sus características individuales, su resistencia a la causa de la enfermedad, su sensibilidad al dolor, el estado de todas sus funciones orgánicas, su pasado, así como su futuro. Debe mante­ner una perspectiva mental abierta y libre de prejuicios personales sobre la inutilidad de ciertos métodos de investigación heterodo­xos. Así, pues, debe recordar que la radiestesia es digna de una consideración seria.»

En años recientes, han surgido muchos métodos, vías y cami­nos para la auto-realización, auto-evolución y auto-transformación, volviendo a descubrirse su capacidad de mejorar las vidas de mi­llones de personas. El I Ching chino, la astrología, la meditación y la psicología de Jung han abierto muchas puertas que de lo contrario habrían seguido cerradas durante siglos. Al practicarse en la vida diaria, el Poder del Péndulo puede brindar información exacta y espontánea, que conduzca a una vida más feliz, saludable y completa. Sea en los negocios, en la educación, en el amor, en el arte, o en la salud, en manos de una persona experimentada, el péndulo revela la mejor línea a seguir.Las consecuencias y beneficios últimos del poder del péndulo en las vidas de sus usuarios son incalculables. Elimina la incertidumbre en la toma de decisiones y resolución de problemas. Indudablemente, el valor práctico del Poder del Péndulo para todos aquellos que sepan usarlo en cualquier campo de acción.

¿ Qué significa RADIESTESIA ?

El término Radiestesia deriva del latín ¨ RADIUS ¨ que significa: "rayo, radiación", y del griego ¨ AISTHESIS ¨ que significa: "sensibilidad"; por lo tanto uniendo ambos significados llegamos a la conclusión de que la palabra, Radiestesia significa: sensibilidad a las radiaciones.

Los Radiestesistas son personas sensibles a determinadas radiaciones emanadas de diferentes fuentes, como ser: cursos de agua subterráneos, minerales diversos, yacimientos arqueológicos, etc.

La radiestesia es una ciencia milenaria, mediante la cual el hombre está encontrando su origen "cósmico", enseñándonos a descubrir casi todas las respuestas a nuestras dudas.

Antiguamente, la gente dedicada a esta práctica recibió el nombre de "Zahorí" y se ayudaban para captar estas emanaciones, de una horqueta de árbol en forma de "Y"; ésta se cortaba estando todavía verde, y la sujetaban desde los extremos cortos de ésta, con el extremo más largo hacia el frente.

El Zahorí caminaba con la vara, captando las emanaciones, y cuando ésta se curvaba hacia abajo, le indicaba el lugar que se trataba de localizar. Generalmente, el uso que se le daba a la vara Zahorí suponía la localización de depósitos subterráneos de agua, elemento vital para la supervivencia en aquel entonces y también ahora.

Posteriormente se utilizó este sistema en la búsqueda de metales preciosos, objetos y personas perdidas, ruinas, etc., incluso se dice que el magnate petrolero, Rockefeller, localizó algunos de sus pozos por este medio. Herramientas radiestésicas

La fuerza y naturaleza de éstas radiaciones provocan "emanaciones", que es lo que se "desprende y esparce " en el ambiente, lo que a su vez es captado ó detectado por el radiestesista. Las detecciones de estas manifestaciones de las radiaciones, se hacen a través de instrumentos, siendo los más usados el péndulo y las varillas.

El Péndulo

Objeto que pende de un hilo, el material del péndulo, comprende también una gama muy extensa de materiales, yendo desde un pedazo de metal, marfil, etc., hasta el acrílico, siendo por experiencia lo más adecuado, el Cristal de Roca, o cuarzos, con hilo de seda.Las Varillas

Rama de árbol en forma de horqueta de unos 40 a 50 cm., también se pueden utilizar horquetas metálicas (cualquier metal a excepción del aluminio), o varillas de plástico.El testigo

Es la muestra de lo que estamos buscando y que en algunos casos sostenemos con la mano contraria a la que sujeta el péndulo; por ejemplo:

Cuando buscamos algo específicamente como Agua u Oro, es ideal sostener una muestra de lo que se busca (testigo) en la mano contraria a la del péndulo, con el fin de que al palparlo se entienda que la orden es encontrar algo idéntico en composición y naturaleza.

El uso del testigo se recomienda en tanto no se tenga un completo dominio del arte radiestésico.

Existen también los péndulos que se abren y permiten introducirles la (s) muestra (s) de lo que se pretende encontrar.A través de la Radiestesia, podemos determinar la distribución de los muebles en el hogar, ya que estas radiaciones terrestres nos afectan a tal punto, que sin saber, más de una vez, dormimos mal o nos enfermamos.

Por desconocer, cómo estas energías que brotan de la Tierra, afectan a nuestros tan agobiados organismos, sobre todo a la hora de nuestro tan ansiado descanso, es de vital importancia Conocer cómo ocuparnos a la brevedad de este asunto, aprendiendo estas técnicas que están al alcance de todos.

Agradecimiento a conciencia del ser.

☻☻☻☻☻☻☻
EXTENSO, PERO MUY INTERESANTE,
ESPERO QUE LES RESULTE MUY UTIL
CARIÑOS A TODOS
ANA MARIA PONTE
pd: si lo deseas...
UNETE A MI RED
http://carrodetriunfo.ning.com/
☻☻☻☻☻☻☻

Tita la mas bonita dijo...

Quedé abismada, sorprendida, nunca antes había tenido la oportunidad de acceder a un articulo tan interesante sobre el tema, "A partir de esta sorprendente experiencia, Abrams comenzó a darse cuenta de que el cuerpo humano es realmente una especie de estación emisora de mensajes -radiaciones de alta frecuencia desde cada célula, tejido y órgano. Aprendió que el péndulo podía captar o sintonizar con estas radiaciones y determinar si la vibra ción indicaba salud o enfermedad. A pesar de que, como suele ocurrir con los pioneros, la mayoría de sus colegas se burlaron de sus hallazgos, continuó su labor de detección de enfermedades, diagnóstico y tratamiento, captando con un péndulo las energías negativas."
Es maravilloso!
Un Besito Marino
25 de noviembre de 2010 12:47

☺☺☺☺☺☺☺

 El Gaucho Santillán dijo...
Que pràctica tan interesante.
conocìa el tema, pero no tan a fondo.
Un conocimiento ancestral, sin dudas.
Un abrazo.
25 de noviembre de 2010 13:08

☻☻☻☻☻☻☻

*Luna dijo...

Hola cielo muy interesante entrada tengo un pendulo y me gusto mucho
un beso corazon
25 de noviembre de 2010 20:20

☻☻☻☻☻☻☻

CARRODETRIUNFO dijo...


El péndulo fué y será, si es seriamente usado un instrumento de detección, aún en los campos terrestres o en la búsqueda de
personas, objetos perdidos, o
casos policiales. Trabajando sobre prendas, fotos, mapas o planos.
Se dice que en la biblia Moisés
en su huida al desierto podría haber usado, un péndulo rudimentario. Asimismo es utilizado por sacerdotes de todas las religiones.
Gracias Laura Cornejo por la publicación con material del Carro

26 de noviembre de 2010 13:45

☻☻☻☻☻☻☻

MIL CYBER AMIGOS dijo...

UN PLACER ! realicé un curso para poder usar el péndulo y el aura metter, una experiencia inolvidable, es atrapante !!!! me encanta poder ayudar a energizar al otro, se logran buenos resultados, porsupuesto con respeto y supongo que con el tiempo se mejora...
NO SOMOS DIOSES NI NOSTRADAMUSSSSS!!!!Podemos ser un canal, se debe practicar mucho para ir anotando los resultados positivos. También uso el péndulo a fin de energizar algunos de los perfumes que realizo, podés leer sobre ellos en:
http://bodysplashenergizados.blogspot.com
Abrazote a todos Laura Cornejo

5 comentarios:

Tita la mas bonita dijo...

Quedé abismada, sorprendida, nunca antes había tenido la oportunidad de acceder a un articulo tan interesante sobre el tema, "A partir de esta sorprendente experiencia, Abrams comenzó a darse cuenta de que el cuerpo humano es realmente una especie de estación emisora de mensajes -radiaciones de alta frecuencia desde cada célula, tejido y órgano. Aprendió que el péndulo podía captar o sintonizar con estas radiaciones y determinar si la vibra ción indicaba salud o enfermedad. A pesar de que, como suele ocurrir con los pioneros, la mayoría de sus colegas se burlaron de sus hallazgos, continuó su labor de detección de enfermedades, diagnóstico y tratamiento, captando con un péndulo las energías negativas."

Es maravilloso!

Un Besito Marino

El Gaucho Santillán dijo...

Que pràctica tan interesante.

conocìa el tema, pero no tan a fondo.

Un conocimiento ancestral, sin dudas.

Un abrazo.

*Luna dijo...

Hola cielo muy interesante entrada tengo un pendulo y me gusto mucho
un beso corazon

CARRODETRIUNFO dijo...

El péndulo fué y será, si es seriamente usado un instrumento de detección, aún en los campos terrestres o en la búsqueda de
personas, objetos perdidos, o
casos policiales. Trabajando sobre prendas, fotos, mapas o planos.
Se dice que en la biblia Moisés
en su huida al desierto podría haber usado, un péndulo rudimentario. Asimismo es utilizado por sacerdotes de todas las religiones.
Gracias Laura Cornejo por la publicación con material del Carro

MIL CYBER AMIGOS dijo...

UN PLACER ! realicé un curso de para poder usar el péndulo y el aura metter, una experiencia inolvidable, es atrapante !!!! me encanta poder ayudar a energizar al otro, se logran buenos resultados, porsupueto con respeto. NO SOMOS DIOSES NI NOSTRADAMUSSSSS!!!!Podemos ser un canal, se debe practicar mucho para ir anotando los resultados positivos. También uso el péndulo a fin de energizar alguno de los perfumes que realizo
http://bodysplashenergizados.blogspot.com
Abrazote a todos Laura Cornejo