sábado, 5 de marzo de 2011

CARNAVAL


CATARSIS, esa es la palabra que mejor define todos los carnavales. Limpieza general de la casa y del alma. ¿Y eso cómo es? 

El denominador común de todos los CARNAVALES que en el mundo son y han sido, es la limpieza general y a fondo. Es la ocasión en que se revuelven todos los armarios y todos los rincones de la casa y se encuentra uno con su pasado. 
Cuando los CARNAVALES no se habían comercializado aún y convertido en espectáculo, lo que se hacía era disfrazarse con las ropas viejas propias o ajenas que uno encontraba en los baúles cuando emprendía la gran limpieza anual de la casa marcada por la cuaresma (para los romanos el mes de febrero es el de la limpieza; y los musulmanes también empiezan su Ramadán con la limpieza general). 
Hoy nos podemos dedicar a los lujos y esplendores del CARNAVAL, porque tenemos superado ya el gran problema de la higiene que pasaba cuentas cada pocos decenios diezmando la población. 
Era obligado una vez al año, antes de la primavera, sacar todos los trastos viejos de casa, repellar los desconchones de las paredes, encalarlas por dentro y por fuera y dejarlo todo reluciente para cuando los dioses pasasen la solemne inspección en sus carrozas navales sobre las que danzaban los fieles en su presencia. 
Por eso en unos CARNAVALES las escobas y los barridos son grandes protagonistas, y es un honor y señal de buen augurio tener la escoba como pareja del baile. 
En otros CARNAVALES se da salida ritual a la rivalidad entre vecinos tirándose a la cabeza unos a otros los trastos que salen de la limpieza de las casas. Esas rivalidades se han reconducido hacia la chirigota, los concursos y las grandes competiciones de cuadrillas, peñas y escuelas de samba. 
En todos los CARNAVALES se da jovialidad a la limpieza general poniéndose trapos que ya no se llevan, y se aprovecha para vivir unos días en unos hábitos que no son los propios y con unas caretas que no nos corresponden. 
Es que necesitamos también urgentemente sanear nuestra alma. Cambiar de alma por unos cuantos días para ventilar nuestro espíritu. Necesitamos emigrar a otras formas de personalidad y conducta, para que cuando retomemos la nuestra, nos alegremos de recuperarla. 
Es la gran CATARSIS de los CARNAVALES. Sumerjámonos en ellos, que será muy saludable !

☺QUE TENGAN UNOS MUY FELICES CARNAVALES☺
Me pareció muy interesante el artículo y por eso lo comparto, 
fuente: www.elalmanaque.com

2 comentarios:

Nel dijo...

Hola! Agradezco tu visita a mi blog “Literatura & Linguagens”(http://nelsonsouzza.blogspot.com) Eres bienvenida siempre a mi espacio.! Me pasaré más a menudo a visitarte. Ahora, soy tu seguidor. Felicidades y exitos y Dios te siga llenando de mucha sabiduria . Un abrazo muy fuerte desde Rio de Janeiro/Brasil. Hasta pronto ( venga siempre a mi blog, amiga)!

Micaela dijo...

Yo creo que es muy así como decís. Uno cuando viene el carnaval revuelve todo el armario para ver qué es lo que tiene. Me acuerdo una vez tuve que viajar a Estados Unidos por trabajo y me hospedé en este hotel barato en texas donde me daban directamente ellos los disfraces´para ir al carnaval! Fue tan divertido que hasta hoy miro las fotos y me mato de risa!
Saludos
Mica